Introspección y acción

Las formas abstractas aisladas están destinadas a la construcción de toda la composición. Deben encajar en el lienzo en toda su resonancia. ¿Cuánto se resalta o se vela la resonancia interna de la forma dada porque en las artes lo que se vela tiene un poder enorme? La combinación de lo velado y lo resaltado será una nueva posibilidad de las composiciones de formas.

El artista es la mano que, mediante el uso adecuado del tacto (movimiento del pincel que produce una forma), pone en vibración el alma humana: Kandinsky.
Por tanto, está claro que la armonía de formas y colores debe basarse únicamente en el principio de entrar en contacto con el alma humana (del artista durante la ejecución de la obra,
y el espectador durante las exposiciones).
Este principio es definido por Kadinsky como « Principio de necesidad interior ».
Lo mismo ocurre con la creación del color, que también debe entrar en la vibración que siente el artista.
La introspección es una forma de meditación. Este estado meditativo, al que trato de alcanzar para dar rienda suelta a la creación, lo llamo « soltar ». No existe nada entre el espíritu y la obra, ambos están unidos por el brazo y la mano. Luego viene el primer contacto del pincel con el lienzo. A partir de ese momento, la aventura que une
acción reacción.
Un diálogo entre el lienzo y yo.

Laisser un commentaire